Cinco consejos del Reiki

Usui llegó a la conclusión de que una “curación prematura” podía ser la trasgresión de un proceso de vida esencial para el hombre. De que no era de su incumbencia curar a la humanidad, sino ayudar a cada uno a tomar a su cargo la curación de su propio ser.
Como ayuda, recopiló una serie de consejos destinados a desarrollar la conciencia y la capacidad de asumir las responsabilidades.

1. SOLO POR HOY, NO TE PREOCUPES
Este principio nos habla de transitar la vida sin poner pre – ocupación en cada momento de la misma. Sólo debemos ocuparnos y poner la energía, el pensamiento, en síntesis, la vida, en la medida justa y necesaria para lograr un objetivo. Recordemos que donde está nuestro pensamiento está nuestra energía, y donde está nuestra energía, está nuestra vida, por eso debemos tener muy claro en qué ponemos nuestro tiempo, porque la vida pasa y muchas veces nosotros ni nos enteramos.

Debemos comprender que es mucho mejor ocuparse de las cosas reales de nuestra vida, que preocuparse de cosas que no sabemos si pasarán, y concentramos nuestro esfuerzo en tomar conciencia de la realidad que transitamos, sabiendo que sólo podemos modificarnos a nosotros mismos.
Inquietarse es olvidarse de que cada cosa tiene su razón de ser en el Universo. La inquietud es una forma de pensamiento provocada por un sentimiento de alienación del YO.
Es vano preocuparse por el pasado, puesto que en las situaciones de la vida, cada uno actúa lo mejor que sabe y de acuerdo con la sabiduría de la que dispone en ese momento. Si una acción pasada causa remordimientos, comprende que fue el fruto de tus capacidades. Agradece la lección y continúa tu camino. Recuerda: “Haces lo mejor que puedes en cada momento”.
Inquietarse por el porvenir es estéril. He aquí la solución: espera lo mejor de la vida y cuando llegue algo inesperado, piensa que es algo adaptado perfectamente a nuestra presente situación.

2. SOLO POR HOY, NO TE ENFADES
La ira, enojo, agresividad y demás emociones destructivas nos confrontan a diario, creando situaciones donde al parecer la única salida es la violencia. Aquí es donde mayor énfasis debemos poner para aprender de este principio. Tomarnos unos minutos para respirar, tranquilizarnos y buscar la mejor solución al problema planteado, sabiendo que la violencia sólo y únicamente genera más violencia, dolor y destrucción, por eso debemos esforzarnos para poner tranquilidad, armonía y amor en cada momento de nuestra existencia, lo cual generará una onda expansiva de amor, luz y fraternidad.
De esta forma al mejorar nuestra respuesta a las situaciones violentas, también estaremos enseñando con el ejemplo a los demás, logrando así mejorar nuestro entorno, el mundo que nos rodea.
La cólera es una emoción completamente estéril. Se funda en un sentimiento de alienación de la conciencia universal. La cólera expresa el deseo de dominar una situación en la que se nos escapa el control de los acontecimientos.
Muchos individuos confían en su Ego para orientarse, en vez de seguir los consejos de su naturaleza profunda. El Ego está siempre sujeto a los deseos y las aspiraciones inadecuadas que nos exponen a los tormentos y a las desdichas. Cuando nuestras ambiciones agotan nuestras fuerzas vitales y nos enojamos con las personas de nuestro entorno que no están a la altura de nuestros objetivos o nuestros deseos, olvidamos que quienes nos rodean no son sino el reflejo de nosotros mismos. Y ellos, a fin de cuentas, también tienen sus limitaciones y sus procesos personales.Cada uno de nuestros pensamientos origina una causa cuyo efecto puede manifestarse en el momento en que menos lo esperamos. Cada situación es un espejo, la reflexión directa de una causa y del efecto que hemos creado.
Reaccionamos frente a los demás por la necesidad natural y mutua de asimilar ciertas lecciones.
A partir de ahora, cuando alguien desencadene nuestra cólera, afrontaremos nuestras emociones para tener conciencia de nuestras debilidades. La cólera no debe suscitar un sentimiento de culpabilidad, aunque nos resulte muy difícil reprimirla cuando nos hiere la cólera ajena. Cuando uno se esfuerza por enmendar su comportamiento, conviene liberar las emociones, no retener la cólera, sino templar las acciones expresando con calma las sensaciones experimentadas.
Cuando está a punto de producirse un incidente, la conducta ideal consiste en reprimir toda reacción intempestiva e impregnarse de un sentimiento de generosidad. ¿Quién puede sentir cólera con una sonrisa en los labios? Sonrisa que seguramente también servirá para desarmar al provocador.
La cólera es una energía disonante, puede engendrar la enfermedad del cuerpo físico. Es preferible aprender a transformar esta energía mediante un enfoque constructivo. Hoy no debes encolerizarte, sino estar agradecido.

3. SOLO POR HOY, SÉ AMABLE Y HONRA A TUS MAESTROS
En la tradición japonesa es costumbre honrar a los maestros, a los padres y a los antepasados, debido a esto es que mantenemos las fotos de los Maestros de Reiki, en las iniciaciones o ceremonias especiales de Reiki, como recordatorio de su guía moral y ética, además de sentirnos cercanos a su presencia.
Llevado esto a lo cotidiano, debemos aprender a respetar a todos en nuestra vida, pues cada persona es un maestro. Así es, algo nos enseña, algo nos deja como aprendizaje, al igual que nosotros a ellos, y sobre todo quien más nos castiga y nos hace sufrir, ése, es el mejor maestro de todos, aunque no lo parezca; nos muestra nuestras debilidades, de las cuales debemos aprender para dejar de sufrir. No obstante, a muchas personas les gusta ese rol de víctima o victimario, el cual es en verdad muy cómodo, pues es bueno tener a quien culpar por nuestra mala vida. Pero si en verdad queremos mejorar, debemos dar el próximo paso en nuestra evolución, comprender y perdonar, éstas son las palabras “mágicas” que nos liberan de ese estado de oscuridad interior para proyectarnos a una mejor calidad de vida.
Todos procedemos del mismo origen. Los daños que le causamos
a nuestro planeta nos han llevado a la conclusión de que, la supervivencia de la humanidad depende de su voluntad de reemplazar el egoísmo que la induce a monopolizar la naturaleza por el respeto a toda forma de vida.
La física reconoce hoy en día que todos hemos salido de la misma fuente de energía y que la materia sólida no es más que una energía animada de vibraciones diferentes. Toda materia vibra a distintos niveles. El hecho de aceptar las múltiples facetas de nuestra personalidad tendrá efecto sobre los seres que nos rodean. Toda energía positiva dirigida a nosotros o hacia los demás, contribuirá a la transformación del planeta. Cada persona, animal, planta o mineral, participa del TODO. Amar y respetar a los demás es testimoniar amor y respeto hacia nosotros mismos y nuestra tierra nutriente.

4. SOLO POR HOY, TRABAJA HONRADAMENTE
Ganar el sustento en forma honrada significa que debemos brindar lo mejor de nosotros, como profesionales, como personas, en fin, como seres humanos, teniendo muy claro que debemos poner un justo valor por lo que hacemos, lo que brindamos como servicio o producto a la comunidad.
El abuso, engaño o estafa, se produce cuando no damos lo que nos solicitan o lo brindamos de forma parcial, o se da lo contrario de lo que se espera de nosotros, haciendo un profundo daño a quienes esperan con amor una respuesta acorde al pedido, y sólo obtienen una mentira.
Una de las reglas de una vida armoniosa es la honradez hacia uno mismo. Pero esto implica que se afronte la verdad sin rodeos.
En el mundo actual no es fácil enfrentarse con la verdad. Aceptar la verdad es la forma de vivir más sencilla, ya que la verdad es sinónimo de luz y claridad.
El rechazo de lo real elabora un conjunto de mentiras que, si bien protege contra la cruda verdad, crea un auténtico laberinto en el que el Yo está prisionero.
Seamos sinceros con nosotros mismos y comprobaremos el valor que tendrá esta cualidad sobre nuestro entorno.

5. SOLO POR HOY, SÉ AGRADECIDO
La gratitud es un don. Así es, un don que todos tenemos en potencia, pero pocos desarrollan debido a la avaricia, la arrogancia, el ego, el miedo, etc..
Qué maravilloso sería un mundo donde todos comprendiésemos que el ser agradecidos nos allana el camino de cada día a estar mejor en todo sentido, pero agradecidos con todo y todos, incluyéndonos, por supuesto.
Albergar un sentimiento de gratitud hacia la vida es vivir en la abundancia. Si mantenemos esta clase de pensamientos, seremos un polo de atracción para la abundancia. Este es nuestro estado natural. La doble idea de escasez impresa en la conciencia de la raza y nuestro propio condicionamiento, impide a los hombres aceptar lo que les es debido.
Si, por el contrario, somos conscientes de la infinita abundancia que nos rodea y agradecemos los bienes recibidos, nos beneficiaremos de forma creciente.
Nada nos falta en este planeta, sólo es defectuoso el reparto de los recursos. Ser agradecido es admitir en el Yo interior que se participa del movimiento universal. Saber aceptar la abundancia que nos pertenece por derecho, es también importante. Si en nuestro subconsciente creemos no ser dignos de las riquezas del universo, obstaculizaremos el aporte de abundancia.
Hoy día, mucha gente padece un sentimiento de alienación de lo absoluto. Este estado ha engendrado un malestar que impide a los que parecen vivir de acuerdo con las leyes de la armonía universal, que lleguen a la cima del éxito y la prosperidad. Aprendamos a vivir a partir de hoy en la abundancia y seamos agradecidos.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: